EL PLACER DE NO HACER NADA

Hoy es mi primer día de vacaciones y me he pasado el día haciendo el perro.

Me he despertado a la 13:00, he desayunado, mi gato ha venido a dormir la siesta conmigo (yo me he despertado antes que él como se ve en la foto; él tenía el día más perro que yo, o más gatuno, en su caso), he comido, y me he refrescado en la terrazita a golpe de manguera con lastfm de fondo. Hasta ahora que son ya las 18:00.
Ahora me estaba planteando qué hago. Estoy por volver a salir a la terraza a tomar el fresco (Marciaaaaaaaal) y no hacer nada más…pero después me arrepentiré de haber perdido el tiempo. ¿O no?
Para mí, que trabajo todos los días de la semana, estar simplemente sin hacer nada no es perder el tiempo. Es precisamente el placer de no tener que hacer nada, de no poner el despertador, de no tener que comer un bocata de camino del otro trabajo, de no tener que coger metros, buses y FGC, el placer de poder escribir aquí, de escuchar música…

Decidido hoy pasaré mi primer día de vacaciones haciendo… NADA. Que para mí ese NADA es MUCHO

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo vida

2 Respuestas a “EL PLACER DE NO HACER NADA

  1. jaja suele pasar, tener ese sentimiento de “no hacer nada”, disfruta tus vacaciones, saludos

  2. Hombre para ser tu primer día de vacaciones no está nada mal eso de no hacer nada eh?
    Seguro que dentro de poco ya tendrás ganas de hacer “algo” en tus vacaciones (tomar una café, una cervecita, dar un paseo por la playa…) pero mientras tanto disfruta de la nada :*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s